Algunos puntos a tener en cuenta para una correcta implantación de MTM

MTM significa “Medida del Tiempo de los Métodos” (Methods-Time-Measurement), y es un sistema mundialmente utilizado para el estudio del trabajo y que se basa en el análisis de los métodos operativos por micromovimientos. Todos los movimientos de las tablas MTM tienen asignado un valor estándar predeterminado. La unidad de tiempo en que están expresados los valores en las tablas MTM es el TMU (Time Measurement Unit) que corresponde a 1/100.000 hora.

– La gran ventaja del MTM sobre los sistemas convencionales de cronometraje, es que al realizar el estudio de trabajo, se analiza de forma muy precisa el método (el tiempo de ejecución de un trabajo SIEMPRE es una consecuencia del método empleado), con lo cual se consiguen importantes mejoras en los métodos, los procesos, la calidad, la ergonomía y consecuentemente reducimos los tiempos de producción. Asimismo, al trabajar con valores predeterminados se evitan los errores de apreciación del analista, especialmente en la apreciación de Actividades que siempre son subjetivas. Estas diferencias de apreciación modifican posteriormente, los Rendimientos que se obtienen en el trabajo. Por todo ello MTM es una eficaz herramienta de Mejora Continua.

Puntos a tener en cuenta:

1º) Para tener éxito en la implantación MTM, necesitamos la aceptación y la colaboración del Comité de Empresa y de los propios trabajadores. En ningún caso deben verse perjudicados en sus emolumentos (incentivos u otros) por el cambio al sistema MTM. Es conveniente que obtengan alguna mejora, preferiblemente en base a incentivos.

2º) Debemos determinar la unidad de tiempo que vamos a emplear. MTM emplea TMU y normalmente los tiempos con los que se trabaja suelen ser minutos, segundos, centésimas, diezmilésimas, etc. (Ver tabla adjunta de equivalencias y conversiones). Es aconsejable seguir con la misma unidad de tiempo que se esté utilizando, con el fin de evitar confusiones, facilitar la comprensión de todos y poder comparar y evaluar de forma más fiable y exacta las mejoras obtenidas con el nuevo sistema. La conversión de TMU a su unidad de trabajo, la puede realizar cualquier programa informático que se utilice para la aplicación de MTM.

3º) Determinar qué variante del sistema MTM queremos utilizar, ya que existen varias con diferencias significativas entre ellas:
– MTM-1.
– MTM-2.
– MTM-3.
– SAM (Suecia).
– MTM-X (Reino Unido).
– MTM-UAS (Alemania).

Actualmente se está estudiando por parte del IMD (Directorio Internacional MTM) hacer un cuadro comparativo entre estas variantes.

4º) Definir qué escala de Actividades vamos a utilizar. Los tiempos de las tablas MTM están considerados a Actividad Normal (100) del sistema L.M.S. (Iniciales de los ingenieros Lowry-Maynard-Stegemerten que desarrollaron el sistema MTM. ). Los valores de esta escala son distintos a los de las usadas normalmente en cronometraje (REFA, BSI, BEDAUX, CENTESIMAL, etc.). Por ello si la aplicamos sin considerar las equivalencias, perjudicamos al personal y comprometemos seriamente el éxito de la implantación.

Por ejemplo:
Si se está utilizando la escala “REFA” (100-127) y pasamos a MTM (100-120) debemos tener en cuenta que la Actividad 100 MTM equivale a 105 REFA por lo cual tenemos 2 opciones:

a) Convertir el resultado MTM en REFA, multiplicado por 1,05 y seguir manteniendo esta escala. Con lo cual evitamos un ajuste de la escala de incentivos.

b) Aplicar directamente escala MTM, con lo cual deberíamos abonar al personal a 100 MTM, el equivalente al 105 REFA, y en los Resultados de Rendimientos de Producción estaríamos más bajos.

En caso de que se esté utilizando la escala “CENTESIMAL” (100-133) y pasamos a MTM (100-120) debemos tener en cuenta que la Actividad 100 MTM equivale a 111 CENTESIMAL por lo cual tenemos las mismas 2 opciones:

a) Convertir el resultado MTM en CENTESIMAL, multiplicando por 1,11 y seguir manteniendo esta escala. Con lo cual evitamos un ajuste de la escala de incentivos.

b) Aplicar directamente escala MTM, con lo cual deberíamos abonar al personal a 100 MTM, el equivalente al 111 CENTESIMAL, y en los Resultados de Rendimientos de Producción estaríamos más bajos.

Para ampliar este punto ver gráfico con “Tabla de Conversiones” a los distintos sistemas en link siguiente:   Equivalencias escalas a

5º) Es aconsejable la implantación de uno o varios grupos “piloto” y evaluar los resultados obtenidos, ya que si pasamos de un análisis por cronometraje a otro por MTM y el tiempo del primero es “holgado” (bien sea porque el método está poco pulido, porque el tiempo sea antiguo y está “quemado”, las actividades apreciadas por el analista están al alza, etc.), nos podemos encontrar con unos resultados teóricamente muy espectaculares pero inalcanzables en la práctica. El éxito de estos grupos “piloto” será la base del éxito en la implantación, por lo cual debemos seleccionar bien dónde empezamos, analizar y estudiar muy bien los métodos operativos y formar a fondo al personal, tanto a los analistas para su aplicación como al personal directo para su puesta en práctica y desarrollo sobre los puestos de trabajo.

6º) Para conseguir una implantación rápida y fiable debemos aplicar las técnicas de vídeo e informática y, antes de comenzar, seleccionar un software potente y fiable.

J.M. Lledós