El impulso esencial para el desarrollo de MTM provino de Fred W. Taylor (1856 – 1915) y, en particular, Frank B. Gilbreth (1868 – 1924). Gilbreth llegó a la conclusión de que el tiempo de ejecución de un proceso controlado por una persona (actividad manual)
con la misma práctica (habilidad)
con la misma cualificación (habilidad) y
con el mismo esfuerzo (esfuerzo)
dentro de límites razonables depende únicamente del método utilizado para completar la tarea.

Hoy, sabemos que esta es una “visión muy mecánica” , que ignora muchas otras influencias, por ejemplo, la motivación del operador, los factores ambientales o las características del objeto a trabajar. Sin embargo, es correcto que el método utilizado sea un factor muy importante. Al filmar numerosas Secuencias de movimiento, Gilbreth determinó que los movimientos humanos pueden reducirse a 17 elementos de movimiento, que él llamó therbligs, un nombre que derivó de la reorganización de las letras de su propio apellido. Estos 17 movimientos fueron los “precursores” de los movimientos básicos de MTM.
Gilbreth y sus colegas realizaron estudios de movimiento con la ayuda de estos grupos para encontrar los métodos que conducen a los tiempos más cortos para ejecutar tareas. Intentaron eliminar todos los therbligs que no contribuyeron a completar la tarea. Se realizó un análisis de movimiento para la mano derecha e izquierda. Esto explica por qué esta forma de análisis de las secuencias de movimiento humanas se conoce como análisis a dos manos. El siguiente ejemplo ilustra el principio del análisis a dos manos.

En la década de 1920, el estudio de Gilbreth sobre las movimientos condujo a “reglas de economía del movimiento”. Estas reglas se utilizan hasta el día de hoy para ayudar a definir las secuencias de movimiento más eficientes en tiempo y energía posibles. Estas reglas se centran en el uso de los movimientos más cortos posibles, movimientos equilibrados, movimientos rítmicos, movimientos simétricos, movimientos automatizados, movimientos con bajo consumo de energía y movimientos balísticos, mientras se mantienen las actividades en el rango de movimiento medio.

Si bien estos estudios de movimiento originales demostraron ser un gran avance en la gestión científica, no pudieron considerarse completos porque no se asignaron tiempos a los movimientos. Por lo tanto, no fue posible evaluar completamente los métodos alternativos. Esta necesidad de evaluar completamente el método, incluido el impacto de los movimientos individuales en el método, condujo al desarrollo de los Sistemas de Tiempos Predeterminados (PTS). El PTS representa el matrimonio del “estudio de movimiento de Gilbreth” con el “estudio de tiempo de Taylor” que brinda la capacidad de asignar tiempos de ejecución a la secuencia de movimiento analizada. El resultado es una evaluación verdaderamente cuantitativa del sistema de trabajo que permite la optimización completa del método.

El Sistema de Tiempos Predeterminados se define como sigue:
Definición
Los Sistemas de Tiempo Predeterminados son tiempos de movimiento empleados en el estudio y evaluación de elementos de trabajo manual. Los indicadores esenciales para diseñar estaciones de trabajo y métodos de trabajo se pueden derivar del uso del Sistema de Tiempo Predeterminado.

Sistemas de Tiempos Predeterminados sirven para proporcionar la descripción de los procesos de trabajo y Asignar valores de tiempo (predeterminados) a los procesos descritos.
Asa B. Segur, un colega de Gilbreth, se le atribuye el primer intento de desarrollar un Sistema de Tiempos Predeterminados, MTA (Motion Time Analysis), este trabajo tuvo lugar entre 1919 y 1924.

El diagrama superior e inferior muestra la historia del desarrollo evolutivo de los Sistemas de Tiempos Predeterminados más significativos, la mayoría de ellos desarrollados por las Asociaciones MTM de EE. UU. y Canadá y Alemania. En la década de 1950, los consultores de gestión estadounidenses trajeron MTM a Europa.
Así, comenzó una aplicación MTM muy exitosa en Suecia y más tarde en Suiza. A partir de 1960, el método MTM ganó aceptación significativa en Alemania. Si bien inicialmente se usó como ayuda en el diseño de trabajos, MTM ha evolucionado gradualmente desde un Sistema de Tiempos Predeterminados a un método completo para la gestión de la productividad de los sistemas de trabajo.
En la actualidad, el marco de los sistemas de bloques de movimientos MTM goza de aceptación mundial, ya que más del 80% de todos los estándares de tiempo predeterminados se realizan con MTM.
En la práctica real, la aplicación de MTM puede complementarse con varias otras técnicas que incluyen actividades tales como; estudio de tiempos, muestreo de actividades, estimaciones, evaluaciones comparativas, cálculos matemáticos y auto registro para medir aquellas partes del proceso que no se pueden analizar directamente con MTM.

En el gráfico inferior, los tiempos que generalmente se miden con MTM se resaltan en azul. Aunque la determinación del Tiempo de tolerancia (por ejemplo, Fatiga, Tiempo de demora, Tiempo personal) puede implicar el uso de MTM, normalmente se determina mediante el uso de otras técnicas, como el estudio del tiempo y el muestreo de la actividad.
A partir de este gráfico, vemos que MTM desempeña un papel importante en actividades que son predominantemente controladas por actividades manuales.

Uno de los factores principales, que conduce al uso creciente de MTM, reside en su capacidad para ser utilizado para determinar el tiempo asignado en la fase de planificación del desarrollo del sistema de trabajo.  Esta capacidad de usar MTM para la organización del trabajo y los esfuerzos de diseño se debe a su capacidad única para describir el trabajo en forma de movimiento codificado (elementos), que en conjunto, no solo describen el tiempo estándar del proceso, sino que también describen completamente el método. Más allá de esto, MTM sirve para permitir al usuario evaluar críticamente el proceso de trabajo y analizar los factores que influyen más significativamente en el resultado.